Nuestrxs mas pequeñxs jugadores y jugadoras ya han reanudado las clases en sus respectos centros escolares y nuestros equipos federados van poco a poco sumando semanas a la pre-temporada. Pasados los primeros días de este nuevo curso, queremos compartir nuestra visión de algunos miembros de la actual Junta directiva a cerca de todo lo que esta aconteciendo, las decisiones que estamos tomando y sobre como estamos actuando.

Israel Molina (Miembro de la junta, aita de dos hijas y un hijo en el club)

Como miembro de la junta y padre de tres hijos en el club, mi principal aspiración siempre ha sido que el CW Sestao llegara a lo más alto en el ámbito social y deportivo y que mis hijos se relacionaran y que practicaran este deporte durante muchos años. El waterpolo es un deporte muy exigente y sacrificado que fomenta el trabajo en equipo y este año 2020 nos ha puesto a prueba en este sentido. La COVID-19 ha supuesto un reto para todos, pero lejos de amedrentarnos ha sacado nuestras ganas de salir adelante demostrando que con pocos recursos pero con mucha ilusión se puede llegar a hacer grandes cosas, incluso sobrevivir en una pandemia y no nos ha importado sacrificar el verano y las vacaciones echando una mano en el club para que todo pudiera hacerse realidad. Ya llevamos unos meses en los que los deportistas, cuerpo técnico, junta directiva, madres y padres hemos cambiado nuestros hábitos de vida en el ámbito familiar y deportivo y somos conscientes de que esto va a permanecer en el tiempo, así que estamos preparados para afrontar la temporada con la mayor seguridad e ilusión posibles. Quiero destacar el compromiso y la seriedad con la que los deportistas han llevado a cabo este protocolo de actuación y agradecerles, creo que hablo en nombre de todos, el respeto que han tenido hacia nosotros, los padres y las madres que hemos estado en la piscina con ellos intentando ayudar. Creo que en los tiempos actuales estas generaciones se merecen un reconocimiento. Ahora tenemos la esperanza de que el deporte escolar retome los entrenamientos lo antes posible y podamos avanzar de nuevo todos juntos como ha ocurrido hasta ahora. Tenemos un lema en el club que dice que CW Sestao es algo más que un equipo, lo hemos vivido muchas veces, pero desde luego en esta ocasión se ha confirmado con creces.

Amaia Fernandez (Miembro de la junta, ama de un hijo en el club)

Cuando en su día me propusieron formar parte de la junta del Club Waterpolo Sestao, meses antes de la pandemia, y antes de tomar una decisión, pensé, ¿Qué puedo aportar yo con mis pocos conocimientos sobre waterpolo? Pero cuando eres persona antes que profesional te das cuenta de que todo se puede aprender, en todo se puede aportar y que los clubes necesitan personas implicadas y con ganas de trabajar para sumar y crecer, para, en definitiva, avanzar. Añadiría mis conocimientos jurídicos y capacidad para moverme en administraciones públicas con confianza, que siempre es necesario, para que todo estuviera conforme a Ley, algo básico. Pero el 14 de marzo se declara el estado de alarma a través de Real Decreto, dos días antes los escolares no pueden entrenar por orden de Diputación y, lo que parecía ser una aventura bonita, se convirtió en un trabajo de interpretación de normas, consultas, explicaciones y ganas, muchas, de que los deportistas volvieran a entrenar y relacionarse en un entorno seguro. Siempre siguiendo a Joan, director técnico del club, y de la mano de Miryam, que desinteresadamente, como madre y médico se ha involucrado hasta la médula en este proyecto, he buscado y contrastado normas, decretos, órdenes, intentando en todo momento que el máximo número de deportistas de todas las categorías entrenaran, aprendieran y que el club pudiera cuidar de su salud tanto física como mental. Mi recompensa: ver a los deportistas entrenando en un entorno seguro y con un protocolo envidiable. Mi mayor tristeza: tener que decir a algunas categorías que, por una orden de Diputación foral, no pueden entrenar. Mi esperanza: que a pesar de la realidad que nos ha tocado vivir, todos y cada uno de los deportistas de este club pueda disfrutar de lo que más le gusta, el waterpolo.

Myriam Pozas (Miembro de la junta, ama de una hija en el club, medico y encargada de los protocolos sanitarios y planes de contingencia)

Este año 2020 es un año especial, complicado desde el punto de vista sanitario, lo nunca pensado una pandemia por COVID-19 con un confinamiento de más de dos meses. Soy médico de vocación, especialista en medicina deportiva y medicina familiar y comunitaria. Me encanta mi trabajo y me considero una afortunada. Mi hija está en el Club Waterpolo Sestao, el waterpolo es su pasión y su tabla de salvación siempre me ha dicho “ama en el agua se me olvidan los problemas y soy feliz ” El ver a mi hija confinada sin poder hacer lo que más la gusta me revolvía el Alma. Creo firmemente que salud no es solo ausencia de enfermedad sino bienestar físico, psíquico y social Es decir todo lo que el deporte puede aportar. Cuando Joan a finales del mes de mayo comenzó a entrenar en seco me ofrecí a colaborar porque estaba preocupada, creía que se debía hacer pero con seguridad con un protocolo. Joan me propuso entrar a formar parte de la junta directiva y acepté. En una pandemia, tener un médico puede dar seguridad. Empecé a preparar el protocolo en seco, pero luego queríamos más entrenar en agua, así nació el protocolo en piscina exterior, a esto se sumó el campus que organiza Joan este año en Girona protocolo Wins y en la actualidad el protocolo para poder entrenar en piscina interior. Cada vez se suman más cosas y hay que afinar más. Por mi trabajo estoy muy formada en la covid-19, protocolos de PCR, cuarentenas, enfermerxs gestores… por lo que soy un poco el referente y me preguntan nuestrxs waterpolistas. Lo mejor es verles las caras de felicidad cuando entrenan con seguridad. Lo peor es que a veces el tener que tomar decisiones drásticas pero necesarias, no es fácil ni agradable.

Iñaki Arroyo (Miembro de la junta, aita de dos hijas en el club)

¿Hacía dónde vamos? El Club Waterpolo Sestao es un club joven con una corta historia. En el año 2010 no llegábamos a 30 waterpolistas y el año pasado sobrepasamos los 100. El camino no ha sido fácil pero con humildad, constancia y perseverancia lo hemos conseguido. En estos años atrás hemos aportado waterpolistas a clubs referente en Vizcaya pero las tornas empiezan a cambiar. El CWS empieza a ser un club referente en el waterpolo en la margen izquierda de la ría del Nervión. El crecimiento y los éxitos deportivos que empiezan a llegar (el equipo senior ha ascendido a la 1ª Euskal Herria) han hecho que muchos waterpolistas de otros clubs se interesen por el proyecto de este club. Esto hace que los objetivos deportivos sean cada día más ambiciosos y, por qué no, soñar con participar algún día en la liga nacional . De la mano de Joan Albella y Angel Villoria, este club está cada día más afianzado y haciéndose un hueco en el mundo del waterpolo. No debemos quedarnos ahí. Hemos cogido inercia y velocidad de crucero para hacer historia y somos conscientes de que cada día están más cerca los éxitos deportivos de nuestras categorías tanto masculina como femenina. Sin perder nuestros principios de humildad, constancia y perseverancia, estamos convencidos de que llegaremos lejos y si no es así, nos quedará la gran satisfacción de haber luchado por ello.

Video de la entrevista con Tele7 a cerca de la situacion actual del club

Visión actual desde dentro
Tagged on: