CNW Sestao es algo más que un equipo…

En el Club Natación Waterpolo Sestao entendemos que el deporte es una práctica saludable y positiva para el individuo, que nos ayuda a comprender mejor nuestro cuerpo y a relacionarnos con otras personas. Pero también sabemos que el deporte es mucho más que eso. El deporte es un elemento que forma parte de nuestra sociedad, que reproduce y produce sus valores. Y por eso nuestro objetivo fundamental es fortalecer sus aspectos positivos.

Gracias al deporte podemos marcarnos objetivos y esforzarnos por cumplirlos. El deporte nos enseña a ganar, a perder, a situar nuestros límites. El deporte ofrece grandes experiencias y aprendizajes a nivel emocional. Por todo ello, a través del deporte y de todo lo que les rodea, nuestros jóvenes deben aprender a ser personas responsables, comprometidas, capaces de enfrentarse a las adversidades y responder de manera positiva y critica ante los retos que se les presenten.

En nuestro club apostamos por la formación y la educación de nuestros deportistas fomentando el desarrollo integral de las niñas y los niños en valores de solidaridad, respeto e igualdad. Partimos de la base de que niños y niñas han de entrenar y jugar juntos, que ganar sin divertirse no sirve de nada y que jugar limpio es también valorar el esfuerzo del contrario.

Nuestros objetivos como Club son materiales (obtener resultados en la práctica deportiva competitiva), emocionales (dirigidos a la búsqueda de un referencia colectiva, un sentimiento), sociales (desde una responsabilidad y una implicación hacia los miembros de la comunidad a la que pertenencemos), educativos (queremos formar personas responsables, autocríticas y emprendedoras) y económicos (relacionados con asegurar la existencia económica del club, a través de un control presupuestario que permita corregir desvíos que alteren la maximización de utilidades).

Orientación formativa / deportiva

El CNW Sestao impulsa la formación de deportistas desde una orientación formativa integral con el objetivo de formar en valores de integración, solidaridad y respecto mediante la educación por la acción. La orientación de nuestro Club se dirige a la participación del mayor número de niños y niñas de nuestros entorno en actividades acuáticas hasta los 16 años. De tal manera que su paso por nuestro programa de formación derive en un sentimiento de colectividad y pertenencia capaz de sostener su motivación de cara al rendimiento deportivo y la competición federada. Nuestro orientación, por tanto, es el deporte de base -la cantera-, con vistas a mantener tanto nuestros equipos competitivos. Nuestras actividades deportivas se complementan con otro tipo de actividades de carácter lúdico y participativo. Y por tanto nuestros objetivos fundamentales son:

– El deporte de base
– La identificación del club con su entorno
– La iniciación y tecnificación en deportes acuáticos competitivos: la natación y el waterpolo
– La consagración del valor del equipo frente a los logros individuales
– El sostenimiento de un equipo senior de waterpolo femenino y masculino con incidencia a nivel local-autonómico
– El mantenimiento de nuestros nadadores más allá del deporte escolar. Mantener nadadores competitivos a nivel federado

¿Qué imagen queremos trasmitir al exterior?

EL CNW Sestao tiene el objetivo de ser uno de los clubes deportivos de referencia en Sestao, la margen izquierda y el conjunto de Euskadi, en lo que se refiere a su propuesta educativa, integradora y de escuela.

Lo que queremos de nosotros mismos es ser equipo, una pequeña gran familia. Una familia en la que todos sus miembros tienen voz y son escuchados, en la que la participación en las base de todas las decisiones y cada cual asume su tarea de forma responsable y eficaz. Lo que consigamos transmirtir será un espejo de nuestra forma de ser y actuar, desde la seriedad, el compromiso y la responsabilidad con nuestro contexto, nuestro deporte y sobretodo, nuestros deportistas. Queremos mantener un hilo constante y creciente de comunicación con la sociedad y por eso la comunicación del Club con el exterior es parte fundamental de nuestras tareas.

¿Qué tipo de deportista queremos formar?

Un deportista que entienda y comprenda lo que está haciendo, que esté motivado y que responda con agilidad a los retos que se le presentan. Un deportista que ejemplifique los valores del juego limpio y el respeto al contrario. Un deportista para el cual la acción deportiva suponga una tarea estimulante que le haga crecer como persona. Un deportista integrado y comprometido con sus compañeros, su Club y su entorno. Un deportista que valore el esfuerzo ajeno y el propio y que mida los éxitos en relación al trabajo que supone alcanzarlos.

¿Con qué tipo de personal técnico queremos trabajar?

Partimos de la base de que nuestros personal técnico esta implicado, necesariamente, en la vida natural y la estructura del club. Nuestro equipo técnica no es, simplemente, un personal contratado.  La figura del “entrenador” queda completamente desactiva en favor de una figura más compleja, de mediador-educador-formador-guía. Sus tareas tienen que ver con el seguimiento y control colectivo y personalizado de los entrenamientos en base a las planificaciones y los objetivos propuestos, pero también es el encargado de procurar preguntas y respuestas trascendentes a los deportistas, buscar medios directos para la acción deportiva y desarrollar una metodología activa y proactiva.  Dado que nuestro personal técnico trabaja con personas en momentos vitales con grandes cambios emocionales y físicos, nuestros entrenadores-educadores basan su trabajo en los siguientes puntos:

– Trabajo del desarrollo armónico
– Canalización de las necesidades de vigor físico
– Motivar para la práctica del deporte
– Detectar posibles alteraciones o problemáticas en el desarrollo físico y psíquico
– Estimular la capacidad y hábito del esfuerzo hacia la actividad
– Alentar la capacidad creativa
– Fomentar la sociabilización
– Potenciar el desarrollo natural en función de las capacidades aptitudes y actitudes
– Organizar los programas de trabajo en función de las necesidades de cada grupo
– Trabajar los conceptos de paciencia y perseverancia
– Observar técnicamente para la posterior adaptación continua del programa al grupo
– Potenciar la relación afectiva entrenador-educador basada en el respeto mútuo
– Observar el comportamiento de los deportistas y vigilar su estado emocional-anímico.

Leave a Reply